Lo mas Nuevo
Home / CONOCENOS / MISIÓN

MISIÓN

TODOS NECESITAMOS SALVACIÓN

La Biblia declara que “Todos han pecado y están destituidos de la gloria de Dios.” (Romanos 3:23), y, además, que “el alma que pecare, esa morirá” (Ezequiel 18:4), “la paga del pecado es la muerte.“ (Romanos 6:23). De ello se deduce que cada persona en la tierra necesita ser salva. Los cristianos que han recibido la salvación debe permanecer en Cristo, o también serán echados fuera como ramas inútiles, recogidas y quemadas en el fuego (Juan 15:6). Puesto que las cosas son así, y muy pocas personas en el mundo realmente obedecen a Cristo, debemos dedicar nuestras vidas a promover en las personas la clase de fe que conduce a la vida eterna. El hecho que el apóstol Pablo entendió esto se ve en la siguiente escritura:

Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. (2 Corintios 5:14-15).

Pablo se dio cuenta de que si Cristo murió por todos, entonces habían muerto. Todos estaban muertos en el pecado y la salvación es necesaria. (Efesios 2:1-3). Todos murieron espiritualmente. Ellos necesitaban a alguien para pagar el precio por ellos. Cada individuo necesita de la sangre de Cristo para lavar sus pecados, o esa persona debe perecer eternamente.

Pablo sabía que el propósito de Cristo al morir también era redimirnos del pecado y el egoísmo. Ahora, pertenecemos a Dios. Ya no somos nuestros dueños (1 Corintios 6:19). Nosostros fuímos comprados. Obedecer el Evangelio significa no vivir para sí mismo, sino para para Jesús, quien dio su vida por nosotros. Vivir para Jesús significa dejar que Jesús viva a través suyo – para convertirse en parte de su cuerpo y ser una persona a través de quien Jesús toca al mundo con su amor y su mensaje de salvación.

“Pero los cobardes e incrédulos, los abominables, asesinos, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda.” (Apocalipsis 21:8)

 

Según este versículo, cualquiera que encaje en estas categorías se encuentra en su camino al infierno. Es necesario que haya un arrepentimiento muy definitivo o un cambio en la vida de cada persona que de alguna manera no cree en Dios, o que ponga algo delante de Dios en su vida (idolatría), o deshonestidad (mentira). Incluso los miedosos están pecando y tienen necesidad de arrepentirse. Debe quedar claro que cada persona que está viva tiene que ser salva y dar su vida a Jesús si no está obedeciendo a Dios a través de una fe viva (Romanos 1:17). Por eso Jesús nos manda a hacer algo al respecto.

Leader of soviet union against hitler, allied with united buy essays states

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *