Lo mas Nuevo
Home / Sin categoría / Haciendo la obra de Dios

Haciendo la obra de Dios

La ayuda al prójimo debería ser una tarea de todos los días. Hay que tener presente que lo único necesario es la voluntad de tenderle una mano a quien lo necesite. No existe un manual para este tipo de ayudas, es cuestión de sentimiento y consciencia, por tanto sólo debes atreverte y darte la oportunidad de sentirte útil para la gente que necesita más que tú.

Siempre debemos ponernos en el lugar del otro como método para motivarnos a ayudar. Recuerda que no solamente son tangibles, o económicas: existen formas de ayudar con mucho más valor aún, como son los consejos y el apoyo que se le de a alguien en circunstancias difíciles.

Cuando ayudas a alguien tienes que hacerlo realmente de corazón; nunca actúes para que te vean o para querer “ganarte el cielo”. Cuando tiendes una mano debes estar convencido de que el reconocimiento debe ser interno, y tu recompensa es la satisfacción de haber hecho el bien sin esperar nada a cambio.

Check Also

Nada es Casualidad

Generamos informació n para que tome s las mejores decisiones… Hablemos de negocios es un …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *